ADIOS, COMPAÑERO MIGUEL NUÑEZ


Ayer murió en Barcelona el antiguo dirigente del PSUC Miguel Nuñez (Madrid, 1920). Su vida y su actividad política han sido mitificadas por la propia militancia e incluso por las autoridades franquistas, como relata hoy el historiador Xavi Domenech en el diario Público.

Sin embargo, él mismo en su libro de memorias "La revolución y el deseo", se consideraba una persona normal al cual le tocó vivir y militar en una época excepcional, en el sentido de que se desarrolló fuera de la normalidad democrática que hoy vivimos, gracias a luchadores y luchadoras como él.

Me gustó esa manera de autodesmitificarse, y de reconocer su suerte al poder haber sobrevivido para contarlo a las generaciones presentes y futuras. Según su opinión, otros y otras con historias tan épicas como la suya, no habían conseguido sobrevivir a la cárcel o habían sido directamente fusilados por el franquismo.

También me fascinó la lucidez de Nuñez, que fué condenado tres veces a pena de muerte y que pasó más de una docena de años en diferentes cárceles, para hablar sobre la tortura y las vivencias de la cárcel. Él sufrió en propia carne las torturas de la policía franquista, hasta el punto de bautizar a sus doloridas costillas con el nombre de sus torturadores, los Creix y compañía. De hecho, se ganó la fama de duro ante la propia Policía porque nunca habló; cada vez que la Polícia apalizaba a un militante que se negaba a hablar le espetaban: ¿Tú que te crees, que eres Miguel Núñez?.

Pero este hombre endurecido en los calabozos, a la vez criticó la falta de comprensión que la dirección comunista en el interior de las cárceles tenía a veces con aquellos que habían hablado al no soportar más la tortura, y que a veces, eran amonestados o aislados por el propio Partido. Nuñez decía algo así como: "si la policía ha partido a un camarada en tres trozos, no es justo que venga la organización y haga tres trozos más".

Creo que esa modestia, esa empatía, esa capacidad de elevarse por encima de la propia vivencia y de objetivar tu propia historia enmarcada en un escenario global, como fué la lucha antifranquista, es lo que diferencia a los auténticos cracks.

Por todo esto, y por ser uno de los diputados que formaron las primeras Cortes Generales, Miguel Nuñez merece un reconocimiento político, social e institucional de primer nivel, en Catalunya y en España. La memoria histórica y democrática son actos, no solo gritos en el cielo.

De momento, se ha abierto un blog para poder escribir unas palabras en su memoria.

Para mi, Miguel Nuñez ha sido, es, y será una referencia de coherencia y de actitud consecuente de quien da lo mejor de su vida para llevar adelante sus ideales. Su nombre me acompaña desde hace años, en las tertúlias con mis amigos/as, en los artículos, en la militancia, en la memoria. Miguel Núñez significa dignidad democrática y justicia social. Miguel Núñez representa una tradición política de la que me siento participe: la del PSUC.

En definitiva, la pérdida de Núnez la he sentido como la de alguien muy cercano, al que vi por última vez en persona en el homenaje a Gregorio López Raimundo, otro gigante de nuestra historia. Hasta siempre, no olvidaremos tu legado.

4 comentaris:

El ángel de Olavide ha dit...

Toni
Me sumo a este homenaje a uno de los últimos representantes de una generación de luchadores por la democracia y por la libertad que supieron darlo todo sin pedir ni siquiera el menor reconocimiento. No es justo que los Lopez Raimundo, Miguel Nuñez, Horacio Inguanzo, Simón Sanchez Montero, Luis Lucio Lobato y tantos otros no sean recordados mas a menudos por esta cauta democracia que "disfrutamos".
No conocí a Miguel en persona, pero he tenido la suerte de conocer a otros muchos de esa estirpe de comunistas y socialistas al servicio del pueblo.

Vaya para él nuestra mas cálida despedida.

y un abrazo para ti Toni.

Angel

Pere Nieto ha dit...

No cal dir-ho que em sumo totalment al teu escrit. Un dels grans personatges de la nostra història.

Toni Salado ha dit...

Gracias por tus palabras Angel! Un abrazo!

PD: a ver cuando hago una visita a nuestro amado Ribadeo, que ya tengo ganas :)))

Toni Salado ha dit...

Gràcies pel teu comentari Pere. Jo el tinc en la meva llista d'imprescindibles, com no podia ser d'altra manera. Salut, i ens veiem el 28!