SOBRE LA MANI D'AHIR

Ahir, al sortir de la feina a les vuit, em vaig apropar a Plaça Universitat per veure en primera persona com era la manifestació dels antibolonya. Hi ha coses que és millor veure-les en directe, sense intermediaris. Per això, vaig pujar per Via Laietana, Portal de l'Angel, Plaça Catalunya, i Pelai, comprobant la forta presència policial, i com els mitjans de comunicació havien instalat les unitats mòbils al davant del Café Zurich, un dels previsibles punts calents de la marxa, i on els queixals més esmolats, esperaven les imatges més suculentes...
En arribar a Universitat ja eren les vuit i vint, i la plaça estava mig plena. Per tant, i en funció també de la resta d'imatges i d'alguns testimonis que m'han dit que la marxa era poc "compacta", la cosa s'acosta més als 5000 que diu la Urbana, que no als 20000 que deien els organitzadors de la marxa.
El públic era heterogeni. Per una part, gent molt jove, de primers cursos. Per altra, velles glòries dels moviments socials alternatius, alguns d'ells relacionats amb la Universitat, altres no...Només els homogeneitzava una estètica comuna i una coincidència en les consignes, més que no pas un imaginari polític. De fet, algunes de les persones presents, crec que el que més s'han acostat a una activitat universitària, es fer la cervesa al Estudiantil, pero bé, aquesta ja és altra discusió.
Vaig marxar una mica abans de que comences la mani. Una pena, perque em vaig perdre la clase pràctica de canvi de sentit. Per cert: el canvi de recorregut, també va passar per les assemblees sobiranes i horitzontals?...
Per sort, el recorregut va ser pacífic, i no va passar res, encara que no estic d'acord amb modificar recorreguts de manifestació d'aquesta manera.
En tot cas, els titulars d'avui han servit per alimentar una i altra banda: els antibolonya ho veuen com una victòria, i els que estan per fer caure a Saura, ho veuen com una mostra més d'incompetència de la policia i els seus comandaments.
Però més enllà d'això, els fets d'ahir poden haver ajudat a destensar l'ambient, i entre la fermesa democràtica d'uns i les mostres de rectificar dels altres, es pot revisar el rumb dels debats sobre el futur de la Universitat, que com recorda avui Antoni Segura, no han estat prous ni suficients, donant ales a interpretacions simplistes i maniquees de les quals s'ha acabat derivant en actituds antidemocràtiques.

COMPANYS I COMPANYES: DEIXEM PASSAR LA RATA....

Quan era un militant de la Joventut Comunista, un conegut dirigent del Partit feia servir una metàfora molt graciosa per alertar sobre els perills de l'esquerranisme, i sobre les amistats perilloses d'aquest amb els interessos dels poderosos. Comparava aquelles situacions en que l'esquerranisme intenta portar-te al seu terreny de joc, completament abstracte i on tot el que no és ell mateix representa reformisme i traició al socialisme, com a "rates". Curiosament, els beneficiats d'aquestes "rates" que busquen la divisió i l'enfrontament de les esquerres, solen ser les dretes i els seus representats: les burgesies i oligarquies. Per això, aquell dirigent ens aconsellava serenor davant les provocacions, i estirant la seva ma cap a l'horitzó ens deia: deixeu passar la rata!...

Diguem-ho ras i curt: les mobilitzacions d'aquesta setmana, son una simple reacció a l'acció dels Mossos; son una d'aquestes rates, en especial, la manifestació de demà. Crec en la bona intenció del molts i moltes de les que demà es manifestaran. Però d'altres, ja son gats vells de la provocació...Les autoritats ja han dit que no es deixarà passar per les Rambles. Em sembla bé, més que res, perque així s'eviten les tentacions de jugar als escuts humans...

Qui està esperant que demà "se lie parda" és la dreta, que es frega les mans amb una altra nit d'excessos per totes les bandes, per fer caure Saura, ara que ja s'estan depurant responsabilitats.
Només cal veure les edicions digitals d'avui dels diaris conservadors, que dedicaven espais prioritaris a les accions "antiBolonia" com si fossin Kaosenlared o Indymedia, per veure com n'estan d'amatents els poderosos al que diuen i fan "els estudiants", és a dir, aquesta minoria sectaritzada que s'arroga el paper de representant de tot l'estudiantat.

Però més que el tema de la mani, em preocupa l'enrariment del vida universitària. Una part molt important d'estudiants i professorat ja estan molt cansats de perdre classe de manera indefinida, i al final, davant l'actitud intransigent dels piquets informatius, pot apareixer la tentació de l'autodefensa...Un drama que s'ha d'evitar a tota costa. Per tant, serenor i claretat d'idees, aliances amb la majoria de la Comunitat Universitària per aillar el sectarisme de manera pacífica, i que passi la rata, si pot ser ràpid i sense massa soroll...

REFLEXIONES TRAS LO OCURRIDO CON L@S "ANTIBOLONIA"

A estas alturas y con la profusión de vídeos sobre el tema, no hace falta pararse demasiado en la descripción de los hechos ocurridos en Barcelona estos días, a raíz del desalojo de una serie de personas, contrarias al denominado Plan Bolonia, que ocupaban desde hacía meses el edificio de la UB de Plaça Universitat. Me parece más adecuado, opinar por partes diferenciadas sobre las causas y sobre las consecuencias, ya que en el río revuelto de la indignación ante una actuación policial desproporcionada, hay muchos y variados pescadores, tanto a zurda como a diestra.

1-Sobre la actuación policial.
La actuación policial fué inadecuada y desproporcionada, como se desprende del saldo de heridos, especialmente de transeuntes y periodistas. La investigación abierta por Saura debe depurar responsabilidades por estos excesos, a los niveles que sean necesarios.

Pero se necesita más: una revisión del protocolo de actuación de los antidisturbios es imprescindible, pues está claro que esta nueva hornada de Mossos, no tienen claro los límites entre dispersar/reestablecer el orden, de lo que es perseguir manifestantes porra en mano en actitud vengativa. Tampoco lo de pegar y luego preguntar es de recibo, en especial contra aquellos que están allí trabajando, la prensa, para garantizar un derecho constitucional básico como el de la infromación.

Así como se han modificado reglamentos para prohibir el kubotan, para instalar cámaras en las comisarias, o se ha hecho el Comité de Ética, es necesario establecer mejor los límites de quien usa la fuerza y contra que, quien, cuando, y hasta donde.

Pero dicho esto, a nadie se le escapa que Saura tiene muchos elementos adversos en Interior, precisamente por romper el status quo político-policial a través de esas medidas tan avanzadas; y esos elementos, aprovechan toda oportunidad para menoscabar la credibilidad de Saura, contando muchas veces con complicidades externas hasta extremos vergonzosos.

Los grandes beneficiarios de todo este tinglado han sido otros, que han visto como la atención se desviaba hacia Saura, dejando en segundo plano la huelga de la enseñanza, minusvalorada también por los medios de comunicación. Quien me conoce sabe que no soy de los que creen en las conspiraciones mundiales, pero solo hace falta el canto a la sociovergencia de El Periódico de hoy, para ver que algo huele mal, y no precisamente en Dinamarca...

2-Sobre los/las "antibolonia".
Esta es una cuestión compleja y que va más allá de los hechos de esta semana. Por una parte, no se debería de dar a los/las "encerrados/as", la categoría de ser "el movimiento estudiantil". En todo caso, son una parte, y bastante minoritaria. Si hablamos del conjunto de estudiantes, son una parte ínfima. A mi tampoco me gustan muchas cosas de las que propone el EEES, pero el reduccionismo con que lo trata ese movimiento, estrecha al máximo la posibilidad de encontrar alianzas entre estudiantes, profesores, y PAS.

Pero lo peor, es que los métodos de reivindicación ya han llegado a extremos no vistos antes (piquetes para que no se haga clase, encierros indefinidos, una huelga de hambre...), estan enrareciendo la vida universitaria hasta puntos insoportables, que ya han acabado en episodios de violencia física en algunas facultades, y que amenaza con poder ir in crescendo. En mis años de claustral por AEP, también cortamos las Rondas y la Diagonal, también se hicieron ocupaciones de edificios (de días, pero condicionadas a una negociación: con principio y final), pero en ningún caso cerramos facultades, o impedimos a estudiantes y profesores hacer clase con normalidad de manera indefinida.

La primera obligación de un estudiante es estudiar, aprobar, y luchar por hacerlo en las mejores condiciones. Si alguien quiere asaltar los cielos, me parece muy bien, pero eso no puede condicionar a la inmensa mayoría, que quiere hacer otra cosa.

Por desgracia, la torpeza policial ha dado un balón de oxigeno a la marginalidad política en la Universidad, que ahora, tiene ese motor inmóvil que se llama acción-reacción, y que se justifica por si mismo, sin necesidad de más causas.

El movimiento estudiantil debería huir del debate en ese terreno y no hacer seguidismo, y debería reconstruir consensos en la comunidad universitaria para replantear las alternativas a Bolonia, y aislar a una minoria sectaria que ha llevado la discusión sobre el futuro de la Universidad a un callejón sin salida.


3-Sobre algunos debates en las izquierdas a consecuencia de los hechos.
a)Sobre la decisión de que ICV-EUiA gestione o no Interior.
Para mí es un debate, que hoy, no conduce a ningún lado. Se decidió, no sin críticas externas e internas, asumir esa responsabilidad espinosa, y los hechos, nos hacen ver que es más difícil de lo se piensa reformar el modus operandi de las Fuerzas de Seguridad, y que tal vez, con solo 12 diputados y diputadas, nos enfrentamos a algunos molinos...
Pero demostrar que la seguridad pública puede ser diferente, merece la pena, y aquí ya hemos dicho algunas de las iniciativas pioneras que se han llevado a cabo bajo la dirección de Joan Saura; y es por eso, porque se puede, la razón de ataques virulentos desde diversos sectores.
b)Sobre las relaciones entre IU, ICV, y EUiA tras los hechos.
En algunos blogs de I love IU, se han reproducido opiniones de algunas personas que pedían una revisión de los acuerdos entre estas fuerzas, e incluso, la suspensión del acuerdo para las europeas, o la ruptura de relaciones y de acuerdos.
Sin duda, entre las gentes rojiverdesvioletas no ha sentado bien el despropósito de la policia, y la petición de una investigación y de depuración de responsabilidades está más que justificada.
Pero eso no puede echar al traste la configuración de un espacio electoral a la izquierda de la socialdemocracia que hoy por hoy, representa una de las pocas alternativas para muchísimos trabajadores y estudiantes.
Solo desde el sectarismo o desde el izquierdismo irresponsable, se puede llamar a la ruptura de un espacio plural de las izquierdas que se reclaman transformadoras, que además, algunos/as pretendemos que vaya a más en lo electoral, pero también en lo político y en lo social, configurando una auténtica mayoría social de progreso.

CONFUSIONES POCO ACEPTABLES EN "EL PAIS"

Hoy es el quinto aniversario del atentado del 11-M en Madrid, y el diario EL PAIS dedica diversos artículos a la efeméride. Uno de ellos, escrito por Jorge A. Rodríguez, trata de explicar la vida en prisión de los ya condenados. Me ha parecido poco riguroso.
Empecemos por el subtítulo: "Los 12 presos musulmanes están en aislamiento, y los tres españoles, no". ¿No se puede ser español y musulmán?. El titular, siguiendo el criterio religioso, debería ser "Los 12 presos musulmanes están en aislamiento, y los 3 cristianos, no".
Pero la cuestión es, ¿porque se antepone el credo a cualquier otra característica? Si lo que se quiere decir es que el móvil de los terroristas estaba ligado al integrismo islamico, es así como se debería haber expresado, porque de lo contrario, facilitamos el paralelismo musulmán = integrista islámico, y por ende, musulmán = terrorista.
En un país como España, que ya tiene suficientes elementos (algunos actuales, otros históricos) de reacciones xenófobas contra el mundo musulmán, no caben estos reduccionismos por parte de los medios de comunicación, que se entiende, deberían informarse y formarse mejor sobre los temas de los que escriben, y sobretodo, cuidar el lenguaje en temas que pueden provocar tensiones sociales.
Después, el articulista sigue en sus trece, diferenciando a los presos "practicantes" de los "no practicantes". Además de que esta clasificación puede ser correcta para nuestro entorno judeo-cristiano, pero en el mundo islámico no encaja exactamente, se vuelve a meter el tema religioso de por medio, sin venir a cuento. Si rezan o no en la cárcel, es un acto privado que a efectos penales/penitenciarios, no dice nada. De los 3 españoles, no se nos dice si son o no practicantes, porque se entiende que nada tiene que ver con su condición penal.
Y hay detalle que no me parece aceptable. El artículo empieza con el siguiente párrafo:
"Jamal Zougam tiene 35 años de cárcel por delante y 192 muertos a sus espaldas. El viernes hará cinco años que cayó preso, acusado de haber colocado algunas de las 13 mochilas bomba del atentado del 11 de marzo de 2004. Vive aislado y solo en su celda del penal de Alicante, pero vive. El jueves que viene cumplirá otro lustro de presidio José Emilio Suárez Trashorras, el minero esquizofrénico que llenó de dinamita las manos de los terroristas, cuya vida es más amable en el módulo terapéutico de Mansilla de Mulas (León), sin remordimientos confesos por tanto asesinato cometido por su falta de escrúpulos".
¿Que significa "pero vive"? ¿Que no debería vivir? ¿Que debería malvivir?. En un momento en que ha vuelto el debate de la cadena perpétua (no nos engañemos, el transfondo es la pena de muerte), tratado de manera torticera en medios públicos y privados, un comentario de este tipo, a mi entender, sobra. Y si no, que se escriba un artículo de opinión al respecto, pero no una crónica sobre los hechos con valoraciones subjetivas de este tipo.
De la misma manera, el articulista no puede entrar a valorar si Trashorras vive "sin remordimientos confesos por tanto asesinato cometido por su falta de escrúpulos", algo que en todo caso ya no importa más que al interesado, pues el arrepentimiento (que no remordimiento) puede funcionar como eximente que reduzca el marco penal abstracto en el momento de imponer la pena, pero no después, durante el cumplimiento de la condena. A las víctimas, creo que les puede interesar, en todo caso, una petición de perdón por parte de Trashorras, que es independiente del remordimiento o no, más en el caso de una persona enferma mental.
En definitiva, y sin que el ánimo sea criticar a este periodista en concreto, creo que los medios de comunicación deben ser más rigurosos en el lenguaje y en el tratamiento de los temas, y separar nitidamente la exposición de los hechos de las valoraciones subjetivas.