ADIOS MARCELINO


Ha fallecido Marcelino Camacho, un referente del sindicalismo de clase, de la lucha antifranquista, y de las izquierdas. Sobran la palabras sobre su papel capital en la fundación de Comisiones Obreras, y sobre la conexión del sindicalismo con la izquierda política.
Hoy, me quedo con el recuerdo de una pequeña anécdota personal: cuando conocí a Marcelino Camacho. Fué en noviembre del 1997, durante el 7º Congreso de CJC-Joventut Comunista, organización en la que ese mismo año había empezado mi militancia política meses antes.
A Marcelino se le había invitado a intervenir por la tarde, y se le dió el carnet de la juve como miembro honorífico.
El tema es que al llegar a primera hora de la tarde a Cotxeres de Sants para reiniciar el congreso después de comer, un grupo de puntuales (¡esa cualidad revolucionaria tan denostada!) nos encontramos con las puertas cerradas...Entre ellos, Marcelino Camacho y su compañera, Josefina Samper. Así que la puntualidad, por una vez, tuvo recompensa: una agradable charla con Marcelino sobre política en general, y sobre los problemas del mundo del trabajo en particular (recordemos: año 1997, reforma laboral pactada entre sindicatos, patronal y gobierno Aznar, que provoco un intenso debate en la izquierda social y política, especialmente en el seno de CCOO).
Me sorprendió su sencillez y su interés por las nuevas realidades que afectaban a los procesos productivos: las nuevas tecnologías, el conocimiento como fuerza de trabajo, la precariedad de la juventud.
Marcelino, nos queda tu ejemplo, tu dignidad, tu lucha. Hasta siempre, compañero. Un abrazo a la gente de CCOO, de IU y del PCE, y en especial, a Josefina, a quien tanto se le debe.